Recomponer tus partes rotas: constelaciones familiares de Carmen Vicente

 In Constelaciones familiares, Para ti

Entrevista a Carmen Vicente

 

Tras un año de la formación avanzada en constelaciones familiares por Peter Bourquin y Carmen Cortes, entrevistamos a Carmen Vicente para que nos cuente como fue la experiencia durante el curso pasado y qué ha podido aportar a las personas que participan en sus constelaciones.

Pregunta: ¿Qué te ha aportado durante el curso pasado la formación de Peter Bourquin?

 
Respuesta: Es un privilegio y una tranquilidad para mí,  pertenecer a su primera edición en el 2016 esta  Formación Avanzada en Constelaciones por Peter Bourquin y Carmen Cortes. Me aporta la tranquilidad de poder trabajar con personas que siguen sufriendo a consecuencia de traumas pasados y que no encuentran la paz consigo mismos ya que a veces no se perdonan el no haber reaccionado de otra manera.

La mayor satisfacción es poder acompañar a esas personas a recuperar su integridad y que estén en paz con el pasado para que puedan disfrutar de la vida que tienen ahora

P: ¿En qué casos utilizas este tipo de constelaciones?

R: No podemos borrar capítulos dolorosos de nuestra historia vital. Forman parte de nuestro camino, e ignorarlos o evitarlos solo nos ata al pasado. Pero a veces lo más relevante que falta para estar en paz con el pasado es rescatarse a sí mismo de la situación de entonces – o dicho de otra manera, rescatar sus diferentes partes fragmentadas, y llevarse consigo mismo en el corazón al presente.

Es aquí donde las Constelaciones Familiares “clásicas”, que solamente se enfocan en las relaciones interpersonales, no pueden llegar. Las constelaciones familiares de Bert Hellinger son un método excelente para contemplar relaciones entre miembros de una familia y darles impulsos sanadores, los cuales tienen su origen en los llamados órdenes del amor.

Para Peter esta definición de trauma psíquico que aportó en 1919 el psicólogo y neurólogo francés Pierre Janet sigue siendo muy válida: “Es el resultado de la exposición a un acontecimiento estresante inevitable, que sobrepasa los mecanismos de afrontamiento de la persona. Cuando las personas se sienten demasiado sobrepasadas por sus emociones, los recuerdos no pueden transformarse en experiencias narrativas neutras. El terror se convierte en una fobia al recuerdo, que impide la integración (síntesis) del acontecimiento traumático y fragmenta los recuerdos traumáticos apartándolos de la consciencia ordinaria, dejándolos organizados en percepciones visuales, preocupaciones somáticas y reactuaciones conductuales.”

La consecuencia de un trauma psíquico es un lamento interminable, en el que uno se siente como víctima de las circunstancias de entonces y persiste en esta actitud. O lo lleva a una disociación interior: una parte solo mira hacia delante y no quiere saber nada de todo aquello que tiene que ver con su experiencia dolorosa del pasado.

Este “yo superviviente” como documenta Fran Ruppert, se vuelve duro e insensible hacia la parte de uno mismo que sufrió.

P: ¿Cómo se pueden sanar relaciones intrapsíquicas?

R: En la constante investigación que Peter Bourquin hace sobre las constelaciones se dio cuenta de que cuando hay un trauma personal, es el conflicto y la división dentro de la persona lo que le hace sufrir. Y es dentro de sí mismo, donde encuentra la fuente de su sanación, no en los sucesos del sistema familiar.

En las Constelaciones intrapsíquicas Peter Bourquin no se trata de cambiar las circunstancias de entonces porque esto es una ilusión que no resiste a la experiencia de la persona afectada. Se trata de asentir a lo que fue y tomarse a sí mismo.

A veces lo único que falta para estar en paz con la propia infancia o adolescencia es justo eso: “salvarse” a uno mismo, al niño o adolescente que fuimos, de la situación de entonces y llevarlo con uno mismo de forma amorosa y cuidadosa, dejando el pasado atrás.

En esta forma de constelar con las partes del YO con contenido traumático, es el cliente el que tiene el control, según acordamos expresamente al comienzo. En cualquier momento él puede enlentecer la constelación todo lo que necesite, o incluso finalizarla. Asimismo, puede entrar en su constelación y de nuevo retirarse cuando así lo quiera. Esto le da una sensación de seguridad, lo que paradójicamente lleva a que pueda confiar en mi hacer. Además este cuidado de que la constelación se desarrolle despacio y de forma pausada, para que el cliente no tenga de nuevo una experiencia sobrecogedora, lo cual sería retraumatizante.

P: Y para terminar, ¿Cuándo es la próxima sesión?

R: El sábado 16 de septiembre de 15:00 a 21:00. Pueden hacer su reserva llamando al 649838885.

Podéis consultar el calendario en nuestra web:

Constelaciones Familiares

Muchas gracias y esperamos os haya despertado el yo (y sus partes, si las hubiera) 

Hasta pronto 🙂 

 

Recommended Posts
Contact Us

Not readable? Change text.